Inicio Misterio Actividad cerebral después de muertos estudios lo afirman

Actividad cerebral después de muertos estudios lo afirman

58
2
Compartir
Actividad cerebral después de muertos
Actividad cerebral después de muertos estudios lo afirman
5 (100%) 1 Votos Tarot Esmeralda

La actividad cerebral después de muertos ha sido y será digno de estudios, la muerte es uno de los grandes enigmas de la humanidad. Todavía hoy en día en pleno siglo XXI nos cuesta entender el por qué se produce de forma inesperada, qué le ocurre a un cuerpo cuando muere. Los instrumentos de medición son ayudan a entender un poco más este momento, aunque todavía no estén del todo claros sus efectos.

Los científicos han documentado una actividad cerebral fuera de lo normal en un paciente que 10 minutos después de morir emitía ondas delta, las mismas que se producen cuando el cerebro se encuentra en un sueño profundo. Se abre de esta manera el debate que nos lleva a preguntarnos si existe un más allá.

Un estudio de la Universidad de Michigan publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) nos informa de las últimas novedades sobre la actuación del cerebro cuando se produce la muerte física del cuerpo. El conductor de nuestro cuerpo es el cerebro, el encargado de mantener las funciones del organismo, donde se almacenan los recuerdos y las experiencias. El gran misterio en medicina también recae sobre este órgano.

pago con tarjeta tarot maribel PINCHA PARA ACCEDER A LOS SERVICIOS DE TAROT-GRACIAS

Actividad cerebral

En estudios realizados para medir las ondas que emite, debemos tener en cuenta que es como si de un gran sintonizador de radio se tratase, emite unas ondas, una actividad cerebral que es solo percibidle por los instrumentos especializados.

Actividad cerebral después de muertos muchos experimentos por expertos

El experimento de la doctora experta en Fisiología y Neurología Jimo Borjigin ha sido realizado en ratas, analizando como actuaba su cuerpo después de la muerte clínica, es decir, cuando deja de latir el corazón y la sangre deja de fluir. Los animales mostraban una actividad cerebral que poco o en nada se diferenciaba de cuando se encontraban en plena consciencia. Durante los primeros segundos de la muerte, todas las ratas experimentaban una actividad igual a cuando se produce una gran excitación, un gran incremento de la actividad cerebral. Los animales estaban siendo asfixiados de la misma forma, así que los patrones eran exactamente iguales. Durante la etapa que sigue la muerte física su cerebro permanecía en constante actividad como se estuvieran en plena consciencia pero más relajadas. Según la doctora, la reducción de oxigeno y glucosa provoca en el cerebro la misma actividad que el pensamiento consciente.

experta en neurología

En los seres humanos, se han documentado casos realmente extraños, donde la actividad cerebral seguía más allá de la muerte física. Un equipo de científicos ha documentado a un paciente que después de 10 minutos de haberse producido la muerte cerebral seguía teniendo actividad. Las llamadas ondas delta, aquellas que se producen cuando nos encontramos en un sueño profundo estaban presentes en el encefalograma del fallecido.

En la revista The Canadian Journal of Neurological Sciences, se expone el caso. Los neurólogos permanecían atónitos 10 minutos después de que se produjese la muerte física, ausencia de pulso y pupilas no reactivas.

En el año 2013 un estudio determino que hay 4 etapas en la muerte cerebral, la primera es la parada cardiaca, dura solo 4 segundo la segunda etapa dura 6 segundos y es la explicación de ondas delta o ondas de muerte, mucho más alteradas, la tercera son las ondas delta que tienen que durar solo 20 segundos hasta que finalmente llega la muerte definitiva, sin ninguna actividad.

muerte cerebral

Este paciente destruyo ese sistema que se creía definitivo, por aumentar esta tercera etapa de los 20 segundos a 10 minutos, todo un record sin ninguna explicación posible. En otro paciente, se mantuvo está fase de forma intermitente durante 10 minutos, iba y venía la energía sin seguir ningún patrón aparente.

Para la ciencia resulta imposible explicar el por qué unos pacientes sin ninguna actividad cardiaca y profundamente medicados antes de que se produjera la muerte son capaces de tener un cerebro similar al de una persona que está durmiendo. Tal vez, existe una conexión más allá de nuestros medidores, una forma de que la energía se transforma o emprende un viaje fuera de la consciencia. A pesar de ser una escasa representatividad, todavía faltan muchas más pruebas y maneras de entender la muerte, para poder establecer unas pautas definitivas.

En definitiva, exponen que como la vida, cada persona reacciona de forma distinta frente a un mismo acto. La muerte es distinta en función de las personas que la sufren, para algunos puede ser rápida e instantánea, en cambio para otros se necesita más tiempo. Los guías o las personas que vienen a buscarles, o la resistencia que ofrecen a emprender un viaje.

Dicen que la muerte llega cuando se está preparado para ella, pero como cada uno la vive de una forma, nunca se sabe cómo se deberá explicar. La fisiología intenta explicar con datos reales el por qué de esta actividad, pero resulta imposible de decir por qué un cerebro que está sin oxigeno ni glucosa puede seguir emitiendo ondas. Es como una televisión si energía eléctrica que sigue emitiendo imágenes, resulta del todo improbable.

Debemos tener en cuenta que los últimos estudios hablan de que después de la muerte, hay unos 1000 genes que siguen actuando sin explicación alguna. La mecánica del cuerpo o la propia energía que se genera es la encargada de mantener el organismo en pleno funcionamiento. Después de una prolongada pérdida de circulación es difícil determinar cómo es posible. Para poder determinar una causa, hacen falta muchos más estudios, de un momento que se produce cada día y que afecta a toda la humanidad, se debate la existencia de la reencarnación pero eso es otro debate.

Si queremos saber más debemos tener en cuenta que hay elementos que se escapan de nuestro propio conocimiento. Todavía hay fases de este tipo de estudios que terminan con un interrogante o con unos datos que rompen los esquemas anteriores.

Cada día se produce un descubrimiento que puede ser determinante, pero aún no estamos preparados para saber la verdad. Siempre se realizará una nueva comprobación de los instrumentos o se atribuirá a un fallo humano, antes que determinar que hay una fuerza que las personas no podemos controlar.  No todo es ciencia, la filosofía y la metafísica también tienen que decir la suya en una cuestión que ha sido motivo de debate desde los inicios de la humanidad.

La muerte es un proceso físico que tiene un aspecto desconocido la propia consciencia que se encarga de transmitir emociones y que recibe la energía de un lugar que pocos son capaces de determinar.

Comentarios

Comentarios

TAROT & VIDENCIA

ESPAÑA 806533423 - Tarot VISA & MASTERCARD +34 910616159

2 Comentarios

  1. Hombre siempre se ha dicho algo así como que cuando mueres inexplicablemente pierdes cierta cantidad de peso en apenas unos minutos y se ha relacionado con la partida de la propia alma, que el cerebro permanezca activo durante varios minutos tras la muerte no me resulta tan descabellado por una sencilla razón: ante cualquier muerte que no provoque un daño cerebral directo el cerebro siempre es el ultimo en apagarse. Creo que es bonito pensar que aunque la ciencia en pleno siglo XXI no sepa como explicar estos fenómenos es posible que sea porque quedan más allá de su ámbito de estudio. También podríamos entender que se trata simplemente de que la energía vital nos abandone y su último recorrido sea por el cerebro, la fuente primaria de esa energía. En cualquier caso, tanto si somos energía como si es nuestro espíritu lo que se mantiene permitiendo esa actividad, podemos estar contentos de saber que algo más hay, como dice Fermín (LQSA) “algo hay, llamalo energía, llamalo dios… pero algo hay” jajaja Un saludo a todos!

  2. Hombre siempre se ha dicho algo así como que cuando mueres inexplicablemente pierdes cierta cantidad de peso en apenas unos minutos y se ha relacionado con la partida de la propia alma, que el cerebro permanezca activo durante varios minutos tras la muerte no me resulta tan descabellado por una sencilla razón: ante cualquier muerte que no provoque un daño cerebral directo el cerebro siempre es el ultimo en apagarse. Creo que es bonito pensar que aunque la ciencia en pleno siglo XXI no sepa como explicar estos fenómenos es posible que sea porque quedan más allá de su ámbito de estudio. También podríamos entender que se trata simplemente de que la energía vital nos abandone y su último recorrido sea por el cerebro, la fuente primaria de esa energía. En cualquier caso, tanto si somos energía como si es nuestro espíritu lo que se mantiene permitiendo esa actividad, podemos estar contentos de saber que algo más hay, como dice Fermín (LQSA) “algo hay, llamalo energía, llamalo dios… pero algo hay” jajaja Un saludo a todos!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here